Cómo jugar al póker según Johnny Moss agosto 9, 2022 Juan Blanco https://www.top10pokersites.net/es

Cómo jugar al póker según Johnny Moss

Last Updated agosto 9, 2022 by Juan Blanco

Johnny MossDespués de hablar de dos grandes del póker como son el canadiense Daniel Negreanu y el estadounidense Phil Ivey, continuamos nuestra serie especial de jugadores de póker hablando de un pionero y uno de los más grandes de la historia del juego: Johnny Moss.

El icónico jugador, fallecido a finales de 1995 en la ciudad de su infancia, tiene una historia tan exitosa como apasionante ¿Quieres saber más sobre su vida? ¿Conocer sus secretos como jugador de póker? ¿Cómo se convirtió en uno de los mejores? Ponte cómodo y sigue leyendo… ¡te lo vamos a contar todo!

El sueño americano de Johnny Moss

El sueño americano es una de los grandes objetivos de vida a la que aspira la mayoría de los estadounidenses. Es una cuestión prácticamente cultural, donde predomina la idea de que en la “tierra de la libertad”, cualquier persona tiene la posibilidad de pasar “from zero, to hero”. Es decir, de nada a héroe a lo largo de una vida.

Esta premisa ha sido repetida a lo largo del tiempo y se mantiene vigente. Si bien lo más palpable pasa por el crecimiento económico, siempre se considera un plus que la escalada esté acompañada de prestigio. Básicamente, se destacan las condiciones en las que los hitos fueron conseguidos. No es lo mismo ser derecho que traidor, aunque la letra del famoso tango argentino Cambalache diga lo contrario.

Por eso, en Estados Unidos remarcan mucho las historias de vida que suelen ser ejemplares e inspiradoras. Sin lugar a dudas, un caso icónico podría ser el de Johnny Moss, quien seguramente integrará algunas de las principales páginas doradas de los libros de póker cuando se busque repasar la historia del juego.

Muchos de los fragmentos de su vida parecen la escena de una película. Prácticamente, como si hubiera seguido un guion que lo fue llevando a convertir su destino en una epopeya digna de una superproducción de Hollywood. Casualidad o causalidad, da igual. La única verdad es la realidad: Johnny Moss es un jugador de póker que vale la pena recordar.

Johnny Moss, un prematuro vínculo con timadores

Está comprobado que lo que una persona vive en los primeros años de su vida suele marcarlo para toda la eternidad. Por eso, es llamativo el caso de Jhonny Moss, quien nació rodeado por timadores, lo que acabó convirtiéndolo en un tipo muy avispado, aunque siempre muy correcto. Esto le dio una ventaja en la vida dentro de los márgenes de la legalidad. No timaría a nadie, pero tampoco dejaría que nadie lo engañara.

Moss nació en mayo de 1907 en Marshall, Texas, aunque creció en Odessa, una pequeña ciudad que actualmente no llega a los 100 mil habitantes, también de dicho estado norteamericano. Allí, tuvo un rápido vínculo con timadores, que a los 10 años le enseñaron todos los trucos y las trampas del póker.

Incorporó todo lo que debía incorporar, aunque sus valores no cambiaron: años más adelante se convertiría en uno de los jugadores más emblemáticos y correctos de la historia del póker, velando siempre por la claridad en las partidas.

Su perfeccionamiento como jugador de póker llegó en la adolescencia, cuando fue contratado por un establecimiento para observar las partidas y asegurarse de que no hubiese ningún jugador haciendo trampa, una forma de garantizar la seguridad de los juegos en el local. Allí no solamente realizó una exitosa labor, sino que también logró hacer aprender y desarrollar estrategias propias que posteriormente le dieron grandes éxitos.

A una temprana edad, Moss abandonó su ciudad con la aspiración de forjar una carrera de jugador profesional de póker. Lo que no imaginaba ni en sus mejores sueños es que, desde el principio, lograría tantos éxitos a lo largo de su carrera y que pasaría a ser uno de los grandes referentes en el mundo del póker.

El nacimiento de las World Series, un éxito y una particularidad

El auge del juego entre los usuarios desembocó en la creación de una mayor número de torneos de póker. Por ese entonces, el polémico Benny Binion lanzó una convocatoria a los mejores jugadores del momento para asistir a su sala de juegos con dinero real de Las Vegas y llevar adelante un particular torneo, que en aquel momento pasaría a la eternidad al ser conocido como la World Series of Poker.

Jonny Moss fue rápidamente seleccionado para participar en las WSOP. Y tuvo una participación espectacular en el certamen, ya que se convirtió en el primer ganador de la historia. Sin embargo, esto ocurrió de forma muy particular: el juego no fue realizado en un formato freezeout, sino como partida de cash. Tras esta, se preguntó a los siete participantes finales que votasen por el que consideraban el mejor jugador.

Luego que todo el mundo votara por sí mismo, se efectuó una nueva votación en la que se pedía a los jugadores que eligieran a quien pensaban que era el segundo mejor jugador de la mesa. Allí, Moss recibió la mayoría de los votos. Al año siguiente, revalidó su título bajo la modalidad freezeout, lo que reforzó aún más su nombre.

Johnny Moss se llevó nuevamente este prestigioso torneo de póker años más tarde, más concretamente en 1974, convirtiéndose en el primer jugador en consagrarse en las WSOP en tres ocasiones. Esto lo llevó a ser parte del Salón de la Fama del Póquer. Finalmente, Moss alcanzó la cifra de nueve brazaletes en total, teniendo la suerte de estar presentes en todos y cada uno de los eventos realizados entre 1970 y 1994, un año antes de su fallecimiento.

El mito: la partida eterna ante Nick Dandolos

Una de las historias más míticas de Moss se refiere a la partida de cinco meses de heads-up contra Nick “The Greek” Dandolos. En la misma, ambos jugadores disputaron todos los tipos de póquer que existen y se cree que llegaron a amasar un bote de 500 millones de dólares. Esta partida fue en parte una atracción para los visitantes de Las Vegas que se agolpaban por cientos para verlos jugar.

No obstante, sobre la misma radican ciertas dudas, la primera es si realmente ocurrió. Tanto es así, que no hay fechas estipuladas exactas en la que se supone se desarrolló la partida. Mientras algunas fuentes dicen que pasó en 1949, otros hablan de que fue dos años más tarde.

Además, tampoco hay grandes registros fotográficos, ni se sabe a ciencia cierta el lugar donde habría ocurrido. Tampoco hubo demasiada relevancia, ya que luego de que supuestamente ocurriese, apenas tuvo repercusión informativa, solo que rumores.

Tanto es así, que en la obra “Showgirl Stories”, de Steve Fischer, el autor afirma que el juego entre Moss y The Greek, nunca sucedió, basándose en que no existe informe alguno sobre la partida.

No obstante, dos grandes fuentes como Doyle Brunson y Jesse May afirmaron que la partida sí tuvo lugar. A ciencia cierta, realmente nunca se sabrá si esto finalmente ocurrió o no, pero la historia es demasiado buena como para no ser contada.

Del purgatorio al cielo en un pestañar: jugar siempre lo mantuvo vivo

La vida de Moss estuvo ligada completamente al póker, ya que, como dijimos, pudo jugar hasta los últimos días de su vida. Sin embargo, su éxito no le permitió consolidar su economía: luego de triunfar en el póker, tenía la manía de apostar en los caballos y jugar a los dados. Esto fue contraproducente para amasar su fortuna.

Finalmente, consiguió ser un hombre rico cuando dejó el juego y se centró solo en el póker, “Johnny era el hombre con menos miedo, más dedicado y más atraído por el póker que nadie que haya conocido jamás”, explicó el legendario Doyle Brunson en una entrevista.

El póker fue la energía que lo mantenía motivado. De hecho, en sus últimos años la gente hablaba de una extraña metamorfosis que sufría el cuerpo del viejo Moss cuando se sentaba en la mesa de juego. “Sus entrecerrados ojos se abrían de nuevo y se transformaban en centinelas que parecían percatarse de cada mínimo movimiento realizado por sus oponentes, de cada detalle, algo que lo convirtió en un jugador realmente temido durante muchos años”, reza uno de los testimonios de la época.

Era tal su prestigio que se veía casi como un orgullo el hecho de haber perdido un gran bote con Johnny Moss. Finalmente, en diciembre del 1995 se despidió después de una vida entera ligada al póker, en la que fue artífice de grandes hitos, proezas y hasta algún que otro mito polémico.

Sin duda, su nombre será recordado eternamente y su vida puede dejar un legado inspirador: siempre del lado correcto, más allá de cualquier influencia. Se puede escalar al cielo sin atajos.

Juan Blanco Editor

Juan es uno de nuestros redactores principales de Póker de nuestra página en español para usuarios tanto de España como de Latinoamérica. De la misma manera, colabora con nuestra web en inglés, redactando diferentes noticias relacionadas con el sector del póker para lectores de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá o Australia.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments